El problema

En la mayoría de ciudades la detección de los daños se efectúa en la vía pública mediante la recopilación de datos por parte de operarios y a través de las notificaciones efectuadas por los residentes.

Las principales limitaciones de este sistema visual de detección de desperfectos, son:

Poco eficiente.

  • Tiempo de adquisición de datos elevado. La velocidad de adquisición depende de la habilidad y rapidez del observador.
  • No se detectan desperfectos pequeños, sólo los que son perceptibles visualmente por el observador.
  • Los desperfectos que provienen de notificaciones efectuadas por los residentes se notifican cuando ya suponen un peligro.
  • Las observaciones tienen un componente subjetivo. La determinación de su grado de peligrosidad depende del operario que las realiza.
  • Excesivo tiempo en caracterizar los desperfectos (realizar mediciones y fotografiar el desperfecto).
  • El proceso de caracterización de algunos desperfectos requiere afectaciones al trafico para poder realizarla.
  • Inclusión manual de los datos al sistema de gestión de pavimentos.
  • Proceso lento en todo su conjunto: detección, caracterización, notificación de la alerta e inclusión en el sistema informático.
  • Proceso en que interviene el factor humano lo que propicia en gran medida que se produzcan errores.

Es por ello, que existe la necesidad de disponer de sistemas automáticos de detección y alerta de desperfectos en el asfalto que sean más precisos y que permitan una respuesta más eficiente.