Origen

En el primer semestre de 2014, El Ayuntamiento de Barcelona convocó el concurso BCN Open Challenge donde se hizo una llamada internacional a empresas y emprendedores para que propusieran soluciones innovadoras a seis retos diferentes para transformar el espacio público y los servicios de la ciudad. Los tres socios fundadores de Sotavia (Carles Vilella, Joan Ramon Regué y Simó Graells) presentaron una solución propia a uno de los retos propuestos: “Sistema automático de detección y alertas sobre calzadas en mal estado”, solución que resultó ganadora.

En marzo de 2015 se obtuvo el contrato de adjudicación del Ayuntamiento de Barcelona:

“Contrato relativo a los servicios de recogida de datos, monitorización, tratamiento, almacenamiento y consulta mediante el diseño, desarrollo, configuración, pruebas, mantenimiento preventivo, evolutivo y correctivo y gestión de contenidos de una plataforma tecnológica que permita detectar y evaluar la calzada en mal estado”

Este contrato incluye:

  1. El desarrollo durante 6 meses de un sistema automático para monitorizar el estado del pavimento de las calles de la ciudad y la generación en tiempo real de alertas para notificar ubicación y características de desperfectos
  2. Ofrecer el servicio de monitoreo y alerta a los 3 años siguientes, tiempo durante el cual se deberá monitorizar el 100% del pavimento asfaltado de la ciudad.

Sotavia ofrece a cualquier otra ciudad del mundo la misma tecnología validada en las calles de Barcelona.